¿En Realidad Funciona La Lectura Veloz?

Publicado el 20 Octubre, 2010
Archivado bajo Lectura Veloz | No hay comentarios


Hay demasiados engaños en el mundo y esto nos ha puesto en alerta constante al escuchar cosas aparentemente inverosímiles.  El caso de la Foto-Lectura donde algunas personas supuestamente leen 25,000 o mas palabras por minuto, es un ejemplo de esto desafortunadamente.   Existen casos de estudio a nivel de laboratorio que demuestran la poca efectividad de este tipo de sistemas que obvimente tienen como unico fin, el lucro personal del desarrollador.  Puede buscar el termino Photoreading y el nombre de la investigadora a cargo del estudio: Danielle S. McNamara.  (Esto fue auspiciado por la NASA )

Ahora, es muy normal sorprenderse al observar a una persona repasando con la vista una página por unos cuantos segundos para luego voltear a la siguiente afirmando que ha comprendido todo el contenido.  A un lector sin entrenamiento le llevaria varios minutos leer normalmente y asimilar lo leído.  A veces, dependiendo de muchos factores, no tendría ni siquiera la idea de que acaba de leer.

Entonces, hay que marcar una línea clara entre Foto-Lectura y Lectura Rápida.  Las técnicas de lectura rápida tienen una base racional y utiliza medios comprensibles para lograr estos resultados.  No es así con la Foto-Lectura.

Algunos detalles de la Lectura Rápida

Se ha calculado que la velocidad promedio al hablar es de 150 a 250 ppm (Palabras por minuto) Un lector entrenado lee en promedio de 600 a 800 ppm con un 100% de comprension. Hay casos en que llegan a 2500 y 4000 ppm, pero como se explica en los parrafos iniciales de este artículo, jamás se podría llegar a ese punto de 16,000 ppm. Mas bien parecería que nos estaríamos abanicando con las páginas del libro en vez de leerlas. Esto pertenece a la ficción. Recuerde que si algo suena demasiado bueno para ser verdad, normalmente no lo es.

En resumen, esto de la Lectura Veloz o Lectura Rapida, es una realidad.  Pero no es magia ni un milagro de la ciencia.  Es simplemente conocer como utilizar nuestros recursos al máximo eliminando todos los malos hábitos adquiridos desde que eramos niños.

Cuando aprendimos a leer desarrollamos todos estos malos hábitos, como leer en voz alta y luego leer sin pronunciar las palabras pero siempre conectando innecesariamente el proceso del habla y el oído con la comprensión de la lectura.   Por supuesto, este proceso inicial es por el momento indispensable para aprender a leer.   Sin embargo, existen casos especiales como las personas que han nacido sin el sentido del oído.   Normalmente, leen más rápido porque no tienen ese mal hábito desarrollado.   Ellos aprenden a leer vinculando las palabras impresas con las imagenes y los gestos manuales que utilizan para comunicarse.

En ese caso, si nosotros que escuchamos leemos a la velocidad del habla,  la persona no oyente lee a la velocidad en que se expresa manualmente.

Es muy simple de comprobar. Ponga atención a su mente mientras lee estas palabras.  Si no tiene usted entrenamiento de lectura rápida, seguro que esta pronunciando cada palabra o la escucha “mentalemente”.

Este sitio web está dedicado a ofrecer todo el material pertinente a las técnicas y conocimientos de lectura rápida.  Espero que comparta esta nueva aventura y participe con sus comentarios y aportes.

Saludos,

Fernando Marin